Caminando

Prácticas, corporalidades y afectos en la ciudad

Caminando desde Plaza Ñuñoa

Enero 20, 1995

Me acuerdo que nos juntabamos siempre en Plaza Ñuñoa a conversar una cerveza en el Dante y hablar de música. Ya de madrugada, cuando no había más dinero que gastar, enfilaba a mi casa en la Villa Frei. Eran 10 o 12 cuadras hacia el poniente por Irarrázaval, donde siempre se me unía un quiltro Ñuñoino. Nunca dejó de pasarme, siempre un perro acompañaba mi regreso a casa. Cuando llegábamos premiaba al callejero con un pedazo de pan por haberme acompañado.

X